La infancia de Isabel la Católica en la su villa de Arévalo

Arévalo, el primer hogar de

        Isabel La Católica

 

 

             Cuando la pequeña Isabel correteaba por las calles de Arévalo, pocos podían imaginar que se convertiría en una de las reinas más importantes de la historia de España. Corrían los años 50 del siglo XV, y la futura Isabel la Católica empezaba a enamorarse de las calles de una villa que, todavía hoy, conserva el encanto de su época medieval.

 

             En  la ciudad de Arévalo se encuentran algunas de las joyas del románico mejor conservadas de España.

 

             Es, por tanto, una villa cuyas calles nos trasladan inmediatamente hasta el siglo XV, cuando nació la que sería una de las reinas más poderosas del mundo.